El dolor neuropático

13-08-2018

Un estímulo doloroso de gran intensidad puede preceder a un conjunto de alteraciones funcionales y morfológicas en el sistema nervioso central (SNC) que modifican la integración de la información nociceptiva y la respuesta efectora.

Los rasgos distintivos de un dolor neuropático del dolor por inflamación o disfuncional son:

Tipos de dolor:

  • Nocicepción: provocado por la estimulación de un sistema nervioso que funciona normalmente. Se genera en las terminaciones nerviosas que se activan en una localización precisa (somático) o difusa (visceral). Es un mecanismo de alarma temprana que permite al organismo responder a estímulos lesivos del entorno de diverso origen, térmicos, mecánicos, mediadores químicos endógenos o exógenos, e internos, como la isquemia miocárdica en pacientes con afecciones coronarias. Este tipo de dolor persiste mientras persista el desencadenante.
  • Dolor provocado por procesos inflamatorios: En presencia de inflamación consecutiva a una lesión tisular, en las fibras aferentes somáticas se produce la disminución del umbral de activación (percepción de dolor ante estímulos inocuos) o aumento en la respuesta por encima del umbral (percepción de dolor ante estímulos lesivos), lo que se conoce como sensibilización periférica o hiperalgesia. El dolor provocado por estos mecanismos está asociado con lesiones tisulares y, por ende, el incremento en la excitabilidad de las fibras nociceptivas cesa con la reparación del daño tisular.
  • Dolor disfuncional: La principal característica del dolor disfuncional es que no se identifica un estímulo nocivo ni inflamación. Este tipo de dolor se debe a la activación de las vías nociceptivas a causa de desajustes en los procesos neurofisiológicos que involucran una neurotransmisión alterada respecto de las sinapsis inhibitorias y excitatorias y la sensibilización central. En el proceso de sensibilización central se produce el incremento en la excitabilidad de las neuronas del SNC, especialmente en las neuronas medulares de segundo orden, encargadas de transmitir hacia el encéfalo información aferente que, procedente de los nociceptores periféricos, alcanza la médula espinal por medio del sistema aferente primario. Este mecanismo es común a todos los tipos de dolores crónicos.
  • Dolor neuropático: El dolor neuropático es el resultado de una lesión y la alteración de la transmisión de la información nociceptiva a nivel del SNC o periférico. Una de sus características es la presencia de alodinia, que es la aparición de dolor frente a estímulos que habitualmente no son dolorosos. A nivel periférico, las lesiones pueden ser provocadas por traumatismos, metabolopatías, neurotoxicidad, infección y presencia de metástasis. Asimismo, las afecciones como el accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple y las lesiones en la médula espinal generan alteraciones en la plasticidad sináptica a nivel del SNC.

Conclusiones:

La complejidad de los mecanismos genéticos, celulares y moleculares subyacentes que regulan el dolor neuropático determina la necesidad de emplear un estudio multidisciplinar para poder arribar a un tratamiento eficaz.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar