El papel de la nutrición en la curación de heridas

27-11-2018

La nutrición y la cicatrización son dos conceptos íntimamente relacionados, ya que ciertas carencias nutricionales pueden provocar un retraso en la progresión de la cicatrización de heridas (demorando el proceso inflamatorio, disminuyendo la proliferación de fibroblastos o la formación de colágeno), o incluso, convertirse en crónica.

Un mal estado nutricional, IMC bajo y bajos niveles de proteínas favorecen la fragilidad de la piel ante elementos externos. Eliminar estas deficiencias nos ayudaría en el proceso de cicatrización y de prevención de heridas.

Se han identificado varios factores nutricionales involucrados en la regeneración de tejidos, incluidas las proteínas, la L-arginina, la glutamina, las vitaminas A y C, el zinc y la glucosamina, los cuales abordaremos en profundidad a continuación.

Proteínas

El déficit de proteínas parece retrasar la cicatrización de las heridas al prolongar la fase inflamatoria; mediante la inhibición de la fibroplastia, la síntesis de colágeno y proteoglicanos, y la neoangiogénesis (fase de proliferación); e inhibiendo la remodelación de heridas.

L-Arginina

La L-Arginina, es un aminoácido precursor de la formación de óxido nítrico, interviniendo en los procesos de transporte, almacenamiento, y excreción del nitrógeno.

L-Arginina

Por otra parte, la intervención del nitrógeno se identifica con el factor relajante derivado del endotelio (EDF) que posee una acción vasodilatadora, por lo cual, incrementa el nivel de oxígeno en la herida. Además, cumple un papel fundamental actuando como sustrato en la síntesis de proteínas.

Durante los procesos de cicatrización se incrementa la síntesis de proteínas en la zona de la herida. Si existe un déficit de aminoácidos, se reduce la síntesis de proteínas. Un ejemplo de esta situación es el aminoácido arginina, demostrándose que durante la cicatrización puede convertirse en un aminoácido esencial.

Glutamina

La glutamina es utilizada por las células inflamatorias dentro de la herida para la proliferación y como fuente de energía. Los fibroblastos utilizan la glutamina para estos mismos fines, así como para la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos. Debido a que el funcionamiento óptimo de estas células es fundamental para el proceso de curación, la glutamina es un componente necesario en el proceso de reparación del tejido. Es un aminoácido no esencial que puede convertirse en un aminoácido “condicionalmente esencial” en ciertas circunstancias, incluyendo lesión de tejidos.

Vitamina A

La vitamina A es necesaria para el desarrollo del tejido epitelial y óseo, la diferenciación celular, y la función del sistema inmunológico. La vitamina A beneficia la herida al mejorar la fase inflamatoria temprana, incluido el aumento del número de monocitos y macrófagos en el sitio de la herida, la modulación de la actividad de la colagenasa, el apoyo a la diferenciación de las células epiteliales y la mejora de la localización y estimulación de la respuesta del sistema inmunitario.

Vitamina C

El ácido ascórbico es un cofactor esencial para la síntesis de colágeno, proteoglicanos y otros componentes orgánicos de la matriz intracelular de tejidos, entre ellos la piel. La deficiencia de ácido ascórbico causa fibras de colágeno anormales y alteraciones de la matriz intracelular que se manifiestan como lesiones cutáneas, mala adhesión de las células del endotelio, y disminución de la resistencia a la tracción del tejido fibroso.

Además de la producción de colágeno, el ácido ascórbico mejora la función de los neutrófilos, aumenta la angiogénesis, y funciona como un poderoso antioxidante.

Zinc

Zinc

El zinc es un oligoelemento esencial para la síntesis de ADN, la división celular y la síntesis de proteínas, todos ellos procesos necesarios para la regeneración y reparación tisular. La deficiencia de zinc se ha asociado con una mala cicatrización de las heridas y una disminución de la resistencia a la rotura de las heridas, que puede ser el resultado de la disminución de la síntesis de proteínas y colágeno durante la cicatrización ante una carencia de este elemento.


Glucosamina

La glucosamina es el sustrato limitante de la velocidad para la síntesis de ácido hialurónico, el cual es una parte importante de la matriz extracelular y uno de los glicosaminoglicanos principales secretados durante la reparación del tejido. La producción de ácido hialurónico por los fibroblastos durante la etapa proliferativa de la cicatrización de heridas estimula la migración y la mitosis de los fibroblastos y las células epiteliales. Los estudios in vitro sugieren que el mecanismo de la glucosamina en los procesos de reparación involucra estimulación de la síntesis de glicosaminoglicanos y colágeno.

En conclusión, para lograr la curación de las heridas debemos hacer hincapié en la importancia de una dieta equilibrada y suficiente, sobre la que profundizaremos próximamente; evitando así carencias de los elementos nutricionales mencionados anteriormente, facilitando así el proceso de curación.

BIBLIOGRAFÍA

  • -Blanc, G, Meier, M.J, Dorociaki stocco, J.G, Rohers, H, Crozeta, K. Effectiveness of Enteral Nutritional Therapy in the Healing Process of Pressure Ulcers: A Systematic Review. Journal of School of Nursing USP. 2015;1(49): 150-159.
  • -Romo Sanz, M.I. La L-Arginina: El aminoácido de las heridas. Rev Enf CyL. 2012;4(2): 65-79.
  • -Mackay, D, Miller, A.L. Nutritional Support for Wound Healing. Alternative Medicine Review. 2003;8(4): 359-377.
  • -Singer, P. Nutritional care to prevent and heal pressure ulcers. IMAJ. 2002;4(1): 713-715.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar