Osteomielitis

30-04-2018

La osteomielitis es la inflamación de todas las estructuras del hueso: médula, corteza, periostio, vasos sanguíneos, nervios y epífisis, provocada por microorganismos que lo invaden y causan una infección. Es una infección que frecuentemente afecta los huesos largos de las piernas, aunque también puede estar presente en los huesos pequeños de los pies y las manos (sobre todo ante la presencia de heridas crónicas como podrían ser las úlceras).

Hueso expuesto con osteomielitis en paciente con úlcera vascular

Ilustración 1. Hueso expuesto con osteomielitis, en paciente con úlcera vascular.

Puede ser aguda (normalmente manifestada por inicio brusco de dolor local, fiebre y limitaciones de movilidad de la extremidad afectada, espasmos musculares) o crónica (un proceso infeccioso del hueso de más de 6 semanas de evolución o cuando ocurre una recaída después de haber tratado un evento agudo y afecta cualquier parte de la estructura ósea).

Generalmente, los microorganismos patógenos suelen ser las bacterias, las micobacterias y los hongos que, propagándose a través del torrente sanguíneo (vía hematógena) o extendiéndose desde tejidos cercanos o una herida infectados (por contigüidad), afectan al hueso. No obstante, cabe destacar, que la bacteria que más casos de osteomielitis produce es la Staphylococcus aureus, que normalmente se encuentra en la superficie de la piel. Actualmente, es una patología poco común, gracias a la existencia de numerosos antibióticos que permiten un tratamiento efectivo ante la detección de microorganismos patógenos en el cuerpo y de esta forma prevenir la infección de los tejidos duros y blandos más profundos.

Estos son los siguientes síntomas y signos que pueden apuntar a una infección del hueso:

  • Dolor, sensibilidad y enrojecimiento en la zona del hueso.
  • Fiebre alta y malestar general

 

Así mismo, los factores de riesgo a tener en cuenta son estos:

  • Fracturas, cirugías o lesiones recientes
  • Presencia de infección en zonas proximales
  • Cuadro de osteomielitis anterior, que puede despertar sospechas de recidiva
  • Un sistema inmunológico debilitado
  • Trastornos circulatorios

 

Si usted presenta alguno de los síntomas y alguno de los factores de riesgo, es conveniente que acuda a su médico para que le realice una serie de pruebas para determinar si se trata o no de osteomielitis. Las pruebas que se podrán llevar a cabo son las siguientes:

  • Anamnesis: para conocer sus datos generales, los antecedentes clínicos y síntomas.
  • Exploración física: para detectar la presencia de signos de infección.
  • Pruebas complementarias:
    • analítica sanguínea, que tendrán que apoyarse con pruebas de imagen: elevación en la velocidad de eritrosedimentación (VES) y proteína C reactiva (PCR) que indicarán presencia de inflamación o fallo en el tratamiento médico que sugerirá un drenaje quirúrgico.
    • Elevación del número de los leucocitos
    • Hemocultivo o biopsia del hueso
    • Pruebas de imagen:
      • Radiografía: con demostración de aumento de las partes blandas y/o atenuación de las líneas grasas, osteopenia, destrucción ósea, formación de huesos huevos, elevación del periostio. El inconveniente que presenta esta prueba es que estos cambios se pueden observar a partir de los 7-14 días después de instaurarse la infección.
      • Ultrasonido: mediante la ecografía se podrá observar la presencia de edema, cuerpos extraños, fístulas, elevación del periostio así como la localización y la extensión de la infección. Además, proporciona una guía para la aspiración o biopsia TAC: que ofrece excelentes reconstrucciones multiplanares de engrosamiento anormal del hueso cortical afectado, cambios escleróticos, invasión de la cavidad medular, trayectos fistulosos y secuestros óseos.
      • Resonancia magnética: la técnica de imagen más útil que permite una detección precoz, demostrando los cambios en el contenido de agua de la médula ósea con una excelente definición estructural y espacial.
      • Gammagrafía ósea: con tecnecio radiactivo o glóbulos blancos marcados ayudan a obtener imágenes del sistema musculo-esquelético. Menos utilizada, ya que diferencia mal el tejido óseo de otros tejidos adyacentes inflamados, además de su elevada radiación.

 

evolución de la osteomielitis después de comenzar el tratamiento
evolución de la osteomielitis después del tratamiento

Ilustraciones 2 y 3. El mismo paciente después de comenzar el tratamiento específico

 

Una vez obtenido el diagnóstico de osteomielitis, el médico procederá a pautar un tratamiento adecuado para esta. Normalmente, se suele iniciar un tratamiento antibiótico empírico con cobertura para cocos gram positivos aerobios, que se puede modificar después de obtener los resultados del hemocultivo o biopsia. Como hemos mencionado antes, suele ser un tratamiento potente que durará entre 4 y 6 semanas. En caso de presencia de abscesos óseos, se precisará de realización de un drenaje quirúrgico, a parte de la antibioterapia. Cuando la infección está muy avanzada, se recurrirá a desbridamiento de tejido óseo necrosado, resección ósea o incluso amputación. Con su correspondiente tratamiento antibiótico posterior.

Una vez superado el episodio de osteomielitis, el médico o la enfermera deberán explicar las técnicas de prevención de esta infección; como podría ser mantener una higiene general adecuada, evitar golpes y lesiones, en el caso de que se presente alguna herida mantener esta lo más limpia posible.

Con esto, terminamos el primer apartado que nos ayudará a entender mejor los aspectos de la osteomielitis a la hora de tratar con pacientes con úlceras vasculares o pie diabético.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar