Terapia de Presión Negativa Tópica

01-12-2017

¿Qué es?

La Terapia de Presión Negativa Tópica (TPNT) es un procedimiento moderno para tratar diferentes tipos de heridas (heridas crónicas o heridas agudas). La terapia permite la eliminación segura del exudado de la herida y la aceleración de su cicatrización gracias a la estimulación de la formación del denominado tejido de granulación, el tejido que crea el cuerpo como respuesta a una lesión.

¿Cómo actúa?

La aplicación presión negativa en la herida sellada, elimina el exceso de exudado de la herida y estimula la formación de tejido de granulación, haciendo que la herida cicatrice rápidamente.

El uso de la presión negativa estimula la proliferación del tejido de granulación, acelerando la cicatrización de la herida.

  • Mejora la circulación sanguínea en el lecho de la herida
  • Promueve la contracción de la herida
  • Previene infecciones cruzadas gracias al sistema cerrado
  • Elimina toxinas y reduce la infestación de gérmenes
  • Reduce el edema de la herida

Indicaciones

  • Heridas resistentes al tratamiento convencional.
  • Tratamiento de heridas que se prevé que sean de larga duración.
  • Tratamiento de heridas profundas y con gran cantidad de exudado.
  • Como tratamiento para la preparación del lecho de la herida (ej. Tratamiento previo a injerto).
  • Como tratamiento coadyuvante a otras terapias o intervenciones (ej. Mejorar de la adherencia de un injerto).

Si hablamos de la etiología de las heridas, serían susceptibles de ser tratadas con presión negativa:

  • Heridas agudas y traumáticas.
  • Úlceras por presión grado 3 y 4.
  • Úlceras venosas.
  • Úlceras diabéticas sin compromiso arterial.
  • Injertos y colgajos.
  • Fístulas entéricas exploradas.
  • Dehiscencias quirúrgicas.
  • Heridas post-reconstructivas que requieran drenaje.

¿Cómo se coloca el TPNT?

Antes de colocar el TPNT debemos tener todo el material preparado:

  • Máquina de vacío
  • Puertos
  • Depósitos para almacenar el exudado
  • Espuma
    • Negra: hidrófoba o repelente del agua. Permite eliminar el exudado y que el apósito se adapte al lecho de la herida, sirviendo como punto de unión entre la espuma y el tejido. Este diseño permite aumentar la distribución de la presión negativa por todo el lecho de la herida y estimula la formación de tejido de granulación.
    • Blanca: es hidrófila o absorbente de líquidos. Tiene una mayor resistencia a la tensión y menos propiedades antiadherentes, lo que hace que resulte más adecuada para heridas profundas o con túneles. También resulta beneficiosa para estructuras expuestas y para proteger tendones y huesos expuestos.
  • Lamina Selladora.

Antes de colocarla debemos tener limpia tanto la herida como la piel perilesional. A continuación, debemos proteger la piel perilesional. Una vez protegida la piel perilesional colocaremos en la herida una espuma negra. Debemos tener presente que si en la herida se encuentra expuesto hueso o tendones, no debemos poner esta espuma porosa negra, sino la espuma blanca.

Una vez colocada la espuma sellamos y colocamos el puerto. Conectamos el puerto al deposito y ponemos en funcionamiento la máquina. Llegados a este punto tenemos que tener en cuenta que la maquina puede ejercer la aspiración de dos formas:

  • Forma continua: es la más utilizada y recomendada al principio del tratamiento. También es la mas adecuada para heridas que producen grandes cantidades de exudado. La presión continua significa que se aplicara una presión estable y uniforme en el lecho de la herida. El grado de presión va a depender de la tolerabilidad del paciente. Normalmente el grado de presión suele ser de -125 mHg.

  • Forma intermitente: lo hace en un ciclo de cinco minutos en marcha y dos minutos desconectado y puede utilizarse una vez que se ha reducido o estabilizado la cantidad de exudado. En este caso el grado de presión será de -125 mmHg para el ciclo que esté en marcha y -40 mmHg para el ciclo que esté desconectado.

Una vez colocado, aseguramos que no quede nada sin sellar y ponemos la máquina en funcionamiento.

El primer cambio se debe realizar a los 4 días para asegurarnos de que el paciente tolera la presión negativa y todo va bien. Los siguientes cambios se realizarán cada 6 días.

Casos clínicos

  • Antes de colocar la TPNT

Úlcera antes de colocar la TPNT

  • Después de colocar la TPNT
Úlcera con la TPNT colocada
Úlcera tras sesión TPNT
Úlcera tras 1 mes de TPNT
Úlcera tras 3 meses de TPNT

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar