Técnica de láser k-LASER para la curación de heridas y tratamiento de osteopatía

Efectos fisiológicos y bacteriológicos de la laserterapia

  • Aceleración de la reparación tisular y del crecimiento celular: Los fotones de la luz láser tienen una mayor penetración celular y aceleran su reproducción y su crecimiento.
  • Curación de heridas más rápida: La luz láser estimula el desarrollo de fibroblastos, bloques en la construcción del colágeno, predominante en la curación de heridas, en los tejidos dañados. El colágeno es la proteína necesaria para sustituir o reparar el tejido dañado y como resultado, la terapia láser es efectiva en heridas abiertas, cicatrices y quemaduras.
  • Reducción de la formación de tejido fibroso: La laserterapia reduce la formación de tejido cicatrizal que se genera en cortes, arañazos, quemaduras o cirugía. Este tejido es la causa principal del dolor crónico.
  • Anti-inflamación: La luz láser tiene un efecto anti-edémico ya que causa vasodilatación, pero también porque activa el drenaje en el sistema linfático.
  • Analgesia: La laserterapia tiene un efecto muy beneficioso sobre las células nerviosas, bloqueando la transmisión del dolor de las células al cerebro y disminuyendo la sensibilidad nerviosa. Otro mecanismo del bloqueo del dolor es la generación de mayores niveles de químicos como endorfinas y enquefalinas desde el cerebro y la glándula suprarrenal.
  • Mejora de la actividad vascular: La luz láser aumenta significativamente la formación de nuevos capilares en el tejido dañado que acelera la curación, cierra antes las heridas y reduce el tejido cicatrizante. Acelera la angiogénesis que causa una vasodilatación temporal y mayor diámetro de los conductos sanguíneos. Mas sangre= mayor curación y menor dolor.
  • Mejora de la función nerviosa: Una lenta recuperación de las funciones nerviosas en tejidos dañados pueden provocar pérdida de sensibilidad y daños en las extremidades. El laser acelera la conexión entre las células nerviosas y aumenta la amplitud de los potenciales de acción para optimizar la acción muscular. Reduce el dolor de los nervios.
  • Inmunoregulación: Los fotones son absorbidos por los cromóforos (enzimas moleculares) que reaccionan ante la luz láser. La enzima se activa y comienza la producción de ATP, que es el mayor portador de la energía celular y la fuente de energía para las reacciones químicas de curación en las células. Se produce un control duradero del dolor.
  • Puntos gatillo y puntos de acupresión: La laserterapia reduce los puntos gatillo de los músculos y estimula los puntos de acupuntura de manera no invasiva y genera una reducción del dolor musculo-esquelético.
k-láser en el CMUC en Galicia, Madrid, Toledo, Anadalucía, Málaga

Utilizamos la técnica k láser para la curación de úlceras y heridas en las clínicas de A Coruña, Málaga y Toledo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar