Úlceras Vasculares: Venosas

08-11-2017

¿Qué son?

Las úlceras venosas constituyen el último grado de una insuficiencia venosa.

Se define como lesiones con pérdida de sustancia que asientan sobre una piel dañada por una dermatitis secundaria a hipertensión venosa, la cual constituye la complicación principal de la insuficiencia venosa crónica (IVC). También se las conoce como úlceras por éstasis.

El origen se debe a distintas causas. Actualmente, las teorías más acertadas sobre su origen las relacionan con un proceso isquémico, así como la evolución de la hipertensión venosa que produciría una exudación de proteínas de alto peso molecular hacia el exterior de los vasos acompañando la extravasación de hematíes o siguiendo a pequeñas hemorragias. Esto tendría como resultado una zona alrededor de los vasos de bajo contenido de factor de crecimiento que daría lugar a una carencia en la regeneración de los tejido, alterándose la reepitelización.

¿Dónde aparecen?

Aparece en la región supramaleolar interna, aunque también puede aparecer en la zona externa o situarse ligeramente hacia arriba a la altura de media pantorrilla. Su tamaño es variable, y se caracteriza por la falta de dolor, excepto cuando están infectadas. El fondo tiene distintas caracteristicas desde atono hasta francamente regenerativo.

La piel que rodea la úlcera muestra los signos de la dermatosis con pigmentación ocre, lipoesclerosis, cianosis, induración, en ocasiones hasta osificación.

Prevención

Enseñaremos al paciente a que conozca y lleve a cabo una serie de medidas terapéuticas que le ayudarán a lograr una mejor calidad de vida hasta la curación de la lesión. Se realizará, por parte del equipo de enfermería, un plan de cuidados adecuado a las características individuales de cada paciente, en los que incluiremos hábitos higiénico-posturales que le serán de gran ayuda para la curación de la úlcera y para prevenir la aparición de nuevas lesiones además de utilización de medias de compresión.

Tratamiento

Los cuidados generales en las úlceras de la extremidad inferior van en función de la etiología que los provoca y las características del paciente.

Nuestra misión será respetar las reacciones biológicas y potenciarlas con tratamientos locales y generales. Por lo tanto, debemos actuar sobre problemas o enfermedades generales y sobre la lesión, aportando el ambiente y tratamiento adecuado para lograr su cicatrización. Encontramos:

Tratamiento general:

  • Tratar patologías asociadas
  • Fomentar los hábitos saludables

Tratamiento local:

  • Limpieza de la herida
  • Desbridamiento del tejido no viable
  • Gestión del exudado
  • Control de la carga bacteriana
  • Protección de la piel perilesional
  • Cura en ambiente húmedo
  • Vendaje compresivo.

Junto con el tratamiento local, podemos usar el k-Láser que actúa estimulando la producción de fibroblastos (aquéllos que producen el colágeno) en el tejido dañado. Esto, junto con el efecto que produce a nivel circulatorio, genera una mayor aceleración en el proceso de cicatrización y mejora la calidad del tejido que se repara.

 

Úlcera vascular venosa

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar