Terapia de Presión Negativa (V.A.C)

Es un sistema de cicatrización no invasivo y activo que utiliza una presión negativa localizada y controlada para favorecer la curación de heridas agudas y crónicas.

Se emplea en úlceras de diversas etiologías, consiguiendo la formación de tejido de granulación a los 4-5 días de tratamiento, en el primer cambio ya se ve limpieza y nueva formación de tejido.

La técnica de V.A.C, consiste en colocar sobre la úlcera crónica o aguda, o pie diabético, un apósito de esponja de poliuretano o alcohol polivinílico que actúa como interfaz entre la superficie de la herida y la máquina de vacío, en la que se coloca un tubo de drenaje con una seta que se une a la esponja (puerto) que no se colapsa y se conecta a la bomba regulable de vacío, la cual crea una presión negativa que puede ser continua o intermitente.

Aparato VAC

La presión de la Terapia V.A.C es de 125 mmHg es una indicación. La configuración de presión de VAC se ajusta en incrementos de 25 mmHg cuando existe: Volumen de herida grande o drenaje excesivo. Y se ajusta la reducción de 25 mmHg: pacientes muy ancianos, dolor o las molestias no se alivian con una analgesia apropiada, riesgo de hemorragia, crecimiento excesivo de tejido de granulación, etc.

La Terapia V.A.C está indicada en pacientes con heridas agudas, crónica, traumáticas, vasculares, diabéticas, úlceras por presión, alternativas a la cirugía (dehiscencias de suturas, úlceras de muñones, colgajos fallidos, incluso cuando están expuesto de hueso y tendón), por radiodermitis.

Ventajas clínicas de la terapia VAC:

  • Procedimiento terapéutico indoloro, oclusivo y no invasivo. Promueve la granulación
  • Proporciona entorno cerrado y húmedo para la curación de las heridas y así estimula el crecimiento de tejido de granulación y disminuye el riesgo de contaminación bacteriana del exterior.
  • Reduce la muerte celular por deshidratación ya que permanece húmeda
  • La herida se reduce al ir aproximándose los extremos
  • Elimina el exudado excesivo que puede evitar la curación de la herida. Ayuda a eliminar el fluido intersticial que reduce por ello el edema, y contribuye a mejora del flujo sanguíneo en la herida.

Contraindicaciones de la terapia V.A.C:

  • Colocación directa de apósitos V.A.C sobre estructuras vitales expuestas (vasos sanguíneos, zonas anastomóticas, órganos o nervios)
  • Osteomelitis no tratada
  • Fístulas inexploradas
  • Heridas con tejido neoplásico
  • Heridas con necrosis seca o placa necrótica endurecida.
  • PRECAUCION en pacientes que presentan hemorragia activa

Ofrecemos servicio de Terapia de Presión Negativa (V.A.C) en las clínicas de A Coruña, Madrid, Málaga y Toledo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies aceptar