Insuficiencia Arterial – Caso Clínicio

27/05/2020
Posted in Noticias
27/05/2020 CMUC

Después de hablar sobre – Qué es la Insuficiencia Arterial – en esta entrada  presentamos un caso clínicio de una mujer de 71 años con una úlcera hipertensiva de Martorell diagnosticada y tratada en uno de nuestros centros.

La úlcera de Martorell o también llamada úlcera supramaleolar por arteriolitis es más conocida como úlcera hipertensiva. La primera descripción sobre una úlcera hipertensiva de Martorell la realizó el cardiólogo Otzet Fernando Martorell en Barcelona en el año 1945, al ver una relación entre la hipertensión arterial, las alteraciones en las arteriolas y las úlceras en los miembros inferiores. (1)

Con antecedentes de Hipertensión Arterial

100%

Padecen diabetes

58%

Estas lesiones son una complicación de la hipertensión arterial, cuando se presentan lo hacen de forma muy dolorosa. La hipertensión arterial causa lesiones en las arteriolas y en la microcirculación provocando estenosis del vaso sanguíneo. Si la obstrucción es severa, presenta una isquemia local y una úlcera por falta de irrigación de sangre oxigenada.

Ver también:

Suele presentarse a partir de una mácula (área plana de la piel de color diferente a la piel normal) o pápula (una lesión circunscrita, elevada y sólida)  con bordes necróticos, con cianosis y eritema perilesional. En 55,6% de los casos se desencadena por un mínimo trauma y el 44,4% de forma espontánea. (2)

Para diagnosticar una  úlcera hipertensiva de Martorell se sigue los siguientes criterios:(1)

  • Hipertensión arterial diastólica.
  • Úlcera isquémica superficial localizada en la cara externa o anteroexterna de los miembros inferiores(supramaleolar), en la unión del tercio medio con el tercio inferior.
  • Pulsos periféricos presentes.
  • Ausencia de patología venosa.
  • Simetría de las lesiones (úlceras bilaterales o unilaterales, y cicatrices en la pierna contralateral).
  • Mayor prevalencia en las mujeres.
  • Ausencia de calcificación arterial.

Presentación del caso clínico

Sexo: Mujer

Edad: 71 años

Alergias: Ácido Acetilsalicílico (ASS, Aspirina)

 

Antecedentes: Diabetes Mellitus Tipo II, Hipertensión Arterial (desde hace más de 20 años, Obesidad, Hepercolesterolemia y operada de una herida umiblical.

Tratamientos farmacológicos: Aldactone 100mg, Simvastatina 20mg, Metformina 850mg, Ansium, Trajenta 5 mg, Alopurinol 100 mg, Glimeripida 2mg, Hemovas 600mg y Paxiflas 37,5/325mg.

Observaciones: No refiere hábitos tóxicos, lleva una vida sedentaria, es dependiente para las actividades básicas de la vida diaria y colaboradora.

Valoración Inicial

La paciente acude a nuestro servicio de enfermería en noviembre 2019 para tratar una úlcera en el miembro inferior derecho con una evolución de aproximadamente dos meses, hasta ese momento acudía a su centro de salud a realizar las curas.

A su llegada presenta una úlcera en el miembro inferior derecho en cara interna de 3,9cm de alto y 4,6cm de ancho. En el lecho de la herida presenta fibrina desnaturalizada con zonas de esfacelo, con un halo eritematoso en la piel perilesional, poco exudativa. También presenta en el mismo miembro inferior hipoxia tisular en la cara externa.

En la exploración física se palpan pulsos en tibial posterior, pedio y popliteo.

También da señal positiva el doppler realizado en pedio y tibial posterior.

Su Indice tobillo-brazo es en ambos miembros inferiores de 0,88 (posible arterioesclerosis).

En la escala Fedpalla presenta Grado II, que indica buen pronóstico para la cicatrización.

En la escala de dolor EVA la paciente indica un 9. Refiere dolor nocturno y al caminar.

Debido a que presenta signos compatibles con una infección, se realiza un cultivo del exudado de la herida que da positivo en Staphylococcus aureus (abundante) y Pseudomonas aeruginosa (abundante). Su médico de atención primaria le pauta antibioterapia durante diez días.

Tratamientos aplicados y evolución clínica

Iniciamos el tratamiento de la úlcera realizando curas en ambiente húmedo y complementando con sesiones de terapia de ozono gas local en días alternos y un vendaje de compresión floja.

El ozono es un poderoso germicida (elimina hongos, bacterias y virus) y favorece una alta oxigenación de las heridas. Cada sesión de terapia con ozono gas dura unos cuarenta minutos, en las primeras semanas del tratamiento la paciente refiere durante estas sesiones dolor por lo que se reduce el tiempo.

Durante el tratamiento se han realizado desbridamientos mecánicos.

Se ha realizado cura en ambiente húmedo según las necesidades de la lesión. También hemos adaptado el tratamiento según el dolor que ha referido la paciente (durante la noche y después de cada cura) para aportarle una mayor comodidad entre cada tratamiento.

Para el cuidado de la piel hemos utilizados productos de ozono; lavamos el miembro inferior con jabón ozonizado y agua ozonizada para eliminar restos de crema, aplicamos aceite ozonizado en la piel perilesional  e zona de hipoxia tisular, y para la hidratación de la piel crema de ozono (ver entrada del 5/03/2018).

Aproximadamente un mes después de iniciar el tratamiento en la zona donde presentaba hipoxia tisular (en la cara externa del miembro inferior derecho) se crea una nueva úlcera de 0,6cm de alto y 0,5cm de ancho, presenta fibrina desnaturalizada en el lecho de la herida, piel perilesional sana y exudado moderado. Esta nueva herida se le aplica el mismo tratamiento que la herida inicial.

A las trece semanas se retira la terapia de ozono gas, debido a la buena evolución de las heridas:

ulcera martorell antes 01ulcera martorell despues 01

La herida inicial en la cara interna del miembro inferior derecho esta epitelizada. Se continua aplicando aceite ozonizado sobre la cicatriz.

ulcera martorell antes 02ulcera martorell despues 02

La herida en la cara externa ha disminuido de tamaño. Se continua con las curas húmedas cada dos días y el vendaje de compresión floja.

En marzo 2020 después de 17 semanas de tratamiento ambas heridas han epitelizado.

Tras la cicatrización se le da el alta a la paciente con unas recomendaciones para el cuidado de la piel:

  • hidratación con crema de ozono
  • aplicar aceite ozonizado en las cicatrices, sin frotar.
  • control de la diabetes mellitus y la hipertensión como hasta el momento.
  • Deambulación diaria

Una adecuada anamnesis es necesaria para realizar un correcto diagnóstico, importante para aplicar un tratamiento adecuado y individual que nos ayuda a la cicatrización de las úlceras tratadas en nuestros centros.

Resumen
Insuficiencia Arterial - Caso Clínicio
Título del artículo
Insuficiencia Arterial - Caso Clínicio
Descripción
Caso clínico de una mujer de 71 años con una úlcera hipertensiva de Martorell diagnosticada y tratada en uno de nuestros centros.
Autor
Publicado por
CMUC
Logo
, ,

close-link